Las perspectivas para el crecimiento del Cloud Computing se presentan muy halagüeñas puesto que el grado de conocimiento del mismo por parte de las pequeñas empresas es solo del 20,5% y el desconocimiento absoluto es de casi el 55%  según los datos publicados en el estudio de ONTSI. No obstante su completo desarrollo implica un esfuerzo para todos los actores que, según el citado estudio, deben de enfrentarse a superar una serie de retos como los indicados a continuación.

1.Disponibilidad del servicio mediante el cumplimiento del acuerdo de nivel de servicio por parte del proveedor de forma que se garantice el acceso al mismo durante los procesos críticos de la empresa. Los proveedores deberán de crear el clima de confianza que permita a las empresas decidir adoptar la estrategia de migración al Cloud garantizando la continuidad del negocio durante el proceso.

2. Estandarización de las plataformas de los proveedores que facilite la migración de los datos y aplicaciones y la integración con los sistemas de negocio propios de la empresa. En este sentido ya hay algunos estándares disponibles pero el fenómeno requiere de mucho más por lo que se están desarrollando gran variedad de ellos para la interoperabilidad, portabilidad y los relativos a la seguridad (que garantizan la confidencialidad de la información,  su integridad y disponibilidad). De esta forma se puede proceder al cambio de proveedor garantizando el cumplimiento de los servicios y los requisitos de confidencialidad, integridad y disponibilidad de los datos.

3. Garantía de seguridad y privacidad de los datos. Constituye una de las grandes preocupaciones de las empresas, por tanto una barrera para la adopción del Cloud por parte de ellas. Es en la infraestructura del proveedor donde se hace el tratamiento de la información, el proveedor controla y gobierna la información corporativa. Es crítico establecer un marco de confianza en el que se aseguren y garanticen el cumplimiento normativo (LOPD, LSSI, SOX, Firma electrónica, LAECSP, Directiva de telecomunicaciones, Esquema Nacional de Seguridad), estándares (ISO 27001, ISO 25999, ISO 20000, SAS 70, Buen gobierno corporativo), control (SLA, auditorías de servicio, evaluación de proveedores) y gestión del riesgo (Plan de riesgos y contingencias, Plan de continuidad de negocio, Métricas de evaluación, Estructuras y Procesos de control) por parte del proveedor y de la empresa. Hay que tener en cuenta que la empresa es la propietaria de los datos, por tanto la responsabilidad de los mismos recae sobre ella y debe de asegurarse del cumplimiento por parte del proveedor.

4. Dependencia del proveedor. Garantía de que el cambio de proveedor de servicios no afecta a los procesos de la empresa mediante la creación de estándares que permitan el traspaso de información y procesos de un proveedor a otro.

5. Amortización de la tecnológica. El nuevo paradigma no implica la renuncia a los recursos tecnológicos de la empresa, es recomendable que la migración se realice por etapas y funciones o áreas paulatinas y de forma planificada y sostenible y que permita la amortización y sustitución de los activos.

6. Consideraciones geográficas de la ubicación de los equipos del proveedor puesto que al estar sometido a legislación y normativa local puede afectar a aspectos como la privacidad, confidencialidad y protección de datos de carácter personal. Como muestra puede servir el tratamiento de datos de carácter personal, la normativa es diferente en Europa a la de EEUU donde siguen otros criterios para considerar un dato de carácter personal.

Valore este artículo si lo desea
[Total: 0 Average: 0]