Se tiende a pensar que en la mayoría de los casos la adopción de una estrategia cloud tiene como objetivo último bajar costes principalmente, sin embargo puede llegar a ser un error considerar esto como elemento decisorio único. Cloud supone mucho más, puesto que afecta a cambios profundos en las empresas desde el punto de vista de infraestructuras TIC y estructuras organizativas. Pensemos en organizaciones que hasta hace muy poco ofrecí­an acceso wifi como valor añadido y que en estos momentos ya se trata de una infraestructura necesaria, o tecnologí­as básicas hace unos años que en la actualidad están superadas.

La realidad es que la nube no sólo sirve para disminuir costes proporcionando mayor eficiencia, sino que aporta una ventaja competitiva considerable mediante la innovación estratégica de la empresa, la mejora de decisiones y mayor y profunda colaboración con empleados, clientes y partners de la empresa.

Para comprender esta ventaja competitiva podemos observar las consecuencias de los diferentes servicios cloud. Desde el punto de vista de la agilidad y velocidad del negocio se pueden disponer de las infraestructuras TIC en escasos minutos y del desarrollo y despliegue de aplicaciones en pocos dí­as proporcionando soluciones innovadoras inmediatas como respuesta a las necesidades y requerimientos de los clientes. Afecta a la capacitación mediante la reorganización del departamento TI que pasa a ser proveedor de servicios para la organización, libera de tiempo a los desarrolladores de forma que se pueden centrar más en el negocio y proporciona el software que necesitan los usuarios en el preciso momento. Respecto a la economí­a, la estandarización permite ahorro, disposición de los recursos liberados para acometer otras inversiones y adquisición sólo de lo que se necesita en el momento necesario.

La nube por tanto da un paso más y ya se habla de una tercera revolución TI, SMAC, que supone la integración de cuatro conceptos Social (redes sociales, e-learning en la nube, CRM cloud, etc.), Mobile (telefonía, BYOD, wifi, etc.), Analytics (analitic, bigdata) y Cloud; en la que las interactuaciones sociales, personales, profesionales y de negocio se pueden establecer en cualquier momento y desde cualquier lugar afectando a nuestras vidas y la forma de hacer negocios.

En este sentido las empresas  consideran la analítica como una ventaja competitiva, según PENTEO las prioridades presupuestarias para el 2014 son la Movilidad, Analí­tica-bigdata y Cloud computing, superando incluso a la seguridad. Respecto a los factores más determinantes para decidir una estrategia cloud el coste es secundario frente a la agilidad; capacidad, rapidez, eficiencia, flexibilidad y coste. El coste no es esencial. Las principales barreras, hasta ahora, para adoptar una estrategia cloud son, por orden de importancia, seguridad, integración, localización de los datos, experiencia de los integradores y regulación. Las tendencias para 2014  son el aumento de nubes hí­bridas y privadas, intermediarios (agregadores, integradores, facilitadores), reforzamiento de la seguridad que dejará de ser percibida como problema, consolidación de OpenStack como estándar entre los principales proveedores de infraestructuras cloud y clouds privadas virtuales para recuperación de procesos crí­ticos.

Valore este artículo si lo desea
[Total: 0 Average: 0]